Nos cuentan… La primera comunidad de gente positiva del mundo!

“Si quieres recoger, necesariamente hay que sembrar, trabajar y tener suerte. No hay otra… es tan básico…. es tan sencillo… y tiene tanta fuerza, …”. (Jorge Pascual)

ZENKS WORLD nos deja a través de su Blog el siguiente post:
GENEROSIDAD, TRABAJO Y SUERTE: LOS TRES VECTORES DEL ÉXITO

Los que hemos nacido muy cerca del campo llevamos especialmente arraigado en nuestra cultura que para tener una buena cosecha ha sido necesario hacer una buena siembra, haber cuidado mucho el campo durante muchos meses y tener la suerte de que un mal clima en un momento inoportuno no se llevase todo lo trabajado por delante en unas pocas horas.

Durante unos años hemos vivido la ilusión de que las reglas de la naturaleza habían cambiado. Parecía que habíamos avanzado tanto que podíamos desafiar a la gravedad. Y que era posible pedir antes que dar. Que era posible recibir mucho trabajando poco. Que era posible ser egoísta y nos podíamos olvidar de ser generosos.

Sin embargo, muchos hemos vuelto al campo. Unos por placer y otros por necesidad. Y nos damos cuenta de que las cosas siguen funcionando como siempre. Si quieres recoger, necesariamente hay que sembrar, trabajar y tener suerte. No hay otra… es tan básico…. es tan sencillo… y tiene tanta fuerza, que parece increíble que se nos hubiese olvidado.

Incluso para los que somos de tierras duras con climas algo extremos fue muy fácil olvidarnos de la imagen del labrador pasando frío en invierno cuando arrecian temperaturas bajo cero. La imagen del sudor inundando su cara mientras cosecha en verano a casi cuarenta grados. Su frustración cuando una granizada de última hora termina con el trabajo de todo un año y, además de la cosecha, se pierde el sustento de la familia para todo el año siguiente.

Fue muy fácil olvidar todo esto. Pero ahora, al volver al campo y en medio de ese torrente de imágenes, hay otra que no puede pasar desapercibida, pues es tan real como todas las anteriores: la imagen de esa misma persona que, desde la humildad que da no poder enfrentarte a la naturaleza y el coraje que produce tener que sacar a los tuyos adelante, afronta un año nuevo con la cosecha del anterior perdida y lo hace desde los mismos principios, pues es buen conocedor de las leyes de la vida.

Por eso, como dice muy bien la acertada creatividad de un anunciante no tan acertado, quizá debamos comenzar de nuevo… y esta vez, por los principios: generosidad, trabajo duro y un poco de suerte. Y que cada quien defina como mejor considere lo que es éxito para él.

Jorge Pascual – Director General de anfix.com y Zenker Tecnológico