¿Quieres una opción poco costosa y muy efectiva para mantener lejos a los doctores?

El vertiginoso ritmo cotidiano, la multiplicidad de roles potenciada por nuestro desdoblamiento personal en perfiles digitales, competencia masificada, exigencias sistemáticas, aparentes crisis financieras, modelos socioculturales insostenibles, narrativas desmoralizantes por parte de los medios. Todos estos son ingredientes que hoy caracterizan –junto con diversas bondades que por ahora no enlistare–, la actualidad humana. Y como una correspondencia a esta miríada de elementos, tenemos la consolidación del estrés, fenómeno que básicamente se refiere a la presión constante que las personas tenemos que enfrentar hoy en día.

El estrés se ha consagrado como fiel acompañante entre un buen porcentaje de las personas que hoy enfrentan una enfermedad. Los síntomas asociados con este estado, por ejemplo un cansancio crónico o un exceso de ansiedad, parecen ser detonadores ideales para desequilibrar el cuerpo humano y, eventualmente, someterlo a una enfermedad. {Leer+}